Si darles tareas domésticas a sus hijos se siente como una tarea para usted, entonces no está solo. Según un estudio en el año 2014, solo el 28% de los padres les da tareas regulares a sus hijos, a pesar de que el 82% de ellos hicieron tareas domésticas por su cuenta mientras crecían. Lo entendemos: tal vez no pases suficiente tiempo con tus hijos como debe ser, y no quieres que el tiempo que pasen juntos se convierta en una batalla. O sus hijos están tan ocupados con las lecciones de fútbol y piano además de la tarea que no está seguro de que puedan manejar algo más. Además, ¿no deberíamos dejar que los niños sean niños y esperar a preocuparnos por los platos sucios cuando sean mayores?

Bueno, en realidad, no. Aquí el por qué:

Las tareas domésticas están relacionadas con el éxito de la vida. De hecho, un análisis en el año 2002 de un estudio de 25 años reveló que hacer las tareas del hogar a la edad de 3 o 4 años era el mejor pronosticador de éxito para los adultos jóvenes.

Las tareas del hogar ayudan a los niños a desarrollar empatía y responsabilidad. Este mismo análisis encontró que los niños que hacen las tareas domésticas crecen para ser más empáticos y responsables.

Las tareas domésticas les enseñan a los niños independencia y habilidades para la vida. Nadie quiere enviar a su hijo a la universidad sin una idea de cómo lavar la ropa, pero una encuesta del 2002 en el Reino Unido mostró que el 50% de los jóvenes de 18 años no sabían cómo usar una secadora y el 35% no sabían cómo doblar la ropa de forma adecuada. Sin tareas domésticas, los niños no aprenden por sí mismos las habilidades básicas que necesitan para hacerse camino en el mundo real.

Si está cambiando su asiento justo ahora, anímese. Incluso Julie Lythcott-Haims, antigua decana de los estudiantes de primer año asesora de pregrado en Stanford y autora del exitoso libro mejor vendido del New York Times Cómo Criar a un Adulto”, fue un “ciervo en los faros” cuando descubrió cuán importantes son las tareas domésticas. Como ella recuerda en nuestro último podcast en la aplicación Q Wunder, “¡Mis hijos no estaban haciendo ninguna tarea domestica! Y fue ahí donde tuve que reconocer mi error y recuperar el tiempo perdido. No era como si pudiera chasquear los dedos y salir de ellos sin hacer nada para automáticamente hacer todo lo que queríamos y perfectamente, era gradual. Pero ahora tengo adolescentes que ayudan en la casa, y los veo sentir la satisfacción de contribuir con la familia. Las tareas del hogar son una excelente manera de enseñar a los niños los beneficios de hacer cosas amables para los demás.

Ahora descubra por qué sus hijos también necesitan atarse sus propios zapatos: Descargue la aplicación gratuita Q Wunder, vaya al Rincón de los padres y revise todo el podcast de Cómo Criar a un Adulto”, autora Julie Lythcott-Haims.