Mayor autoestima. Más adaptación. Mejores modales. Notas. Aumento de vocabulario. Nutrición mejorada. ¿Qué es lo único que puede hacer por su hijo que le brinde todos estos beneficios? Ofrezca cenas familiares. Aquí hay cinco consejos para que la cena familiar sea más fácil — y más divertida.

Comprometerse con el ritual.

Los niños progresan en la rutina. La estabilidad de comer juntos con regularidad ayuda a proporcionar a los niños una sensación de seguridad que los hace sentir a salvo al explorar el mundo. Incluso puede desarrollar rituales dentro del ritual, por ejemplo, tomarse el tiempo para una bendición antes de la comida o tomar turnos para decir algo por lo que está agradecido hoy.

 

Mantenerlo simple.

Concéntrese en las comidas que son fáciles de cocinar y que incluyen al menos una cosa que usted sabe que todos en la familia comerán. Y no prepare platos especiales solo para sus hijos. La exposición a nuevos alimentos (no solo nuggets de pollo y pasta) sin presión para comer todo sobre la mesa alienta a los niños a ser más aventureros. Además, es mucho menos trabajo para usted. Finalmente, recuerde que la cena familiar no siempre significa que sea hecha en casa. Está bien ordenar o calentar una comida congelada a veces.

 

Hacer lo que pueda.

No tiene que ser una cena de tres platos todas las noches, ni siquiera una cena del todo. Desayunen juntos todos los días, o almuercen los fines de semana, la cena tres veces a la semana, o lo que sea que pueda lograr. Si un niño tiene prácticas nocturnas, prepare un picnic y llegue temprano para que puedan comer juntos con anticipación, en lugar de comer en el camino dentro el auto.

 

Cocinar Juntos

Incluso los niños de cuatro años pueden ayudar a sacar los ingredientes, rallar queso o cortar lechuga para ensalada. Los niños mayores pueden aprender a medir y mezclar, cortar verduras o hacer pasta y salsa. Cuando enseña a sus hijos a cocinar, les está enseñando una habilidad que usarán por el resto de sus vidas. Mientras tanto, ganarán independencia y obtendrá un poco de tiempo de vinculación familiar. Además, los niños son más propensos a comer alimentos que han ayudado a preparar.

 

Hacerlo divertido.

Túrnense para elegir música de fondo para reproducir durante la cena. Pregúntele a sus hijos las preguntas de Would You Rather? o Q’s Race to the Top en el paquete Go. Tenga una noche temática — ya sea un desayuno para la cena,  una noche morada o  un restaurante, donde sus hijos le sirven y limpian los platos. Finalmente, comparta su historia familiar, incluyendo historias sobre sus juguetes favoritos, cosas para hacer y tradiciones familiares de cuando era un niño.

Lo siguiente: Lleve temas de conversación a donde quiera que vaya con Q’s Race to the Top en el Paquete Go o las nuevas tarjetas de preguntas en la Aplicación Gratuita Q Wunder.