¡No podemos dejar de comerlas! Pero eso es algo bueno. Aquí está la receta de un delicioso refrigerio estimulante del cerebro para usted y sus hijos, cortesía de nuestra amiga Becca Jansen, autora de El Arte del Desayuno Saludable y el bloguero Artful Palate.

¡Presumiendo una nutrición de alta calidad, este refrigerio energético casi puro y fácil de preparar es un éxito en nuestra casa! Esta receta se presta a una variedad de combinaciones de frutos secos, semillas y nueces, y estas bolitas enérgicas son significativamente más saludables que la típica barra de granola que se compra en la tienda. También son bastante simples de preparar, y mis hijos especialmente disfrutan haciéndolas (con un poco de ayuda). Me doy cuenta de la importancia de tener opciones sanas de bocadillos fácilmente disponibles, por lo que es menos probable que tomemos un refrigerio conveniente, menos nutritivo, envasado y procesado.

Al evaluar los alimentos para la salud cerebral, buscamos aquellos con alto contenido de antioxidantes, grasas saludables, vitaminas y minerales. Los frutos secos y las semillas están cargadas con nutrientes beneficiosos. Sin mencionar que también agregan sabor y textura increíbles. Las grasas sanas y monoinsaturadas, que se encuentran en los frutos secos y semillas, son esenciales para la salud cerebral. Las grasas saludables que consumimos estimulan la cetosis, que ayuda a proteger el cerebro contra las enfermedades y proporciona energía duradera. Estas grasas también ayudan con la producción de un neurotransmisor, la acetilcolina, que mejora el aprendizaje y la memoria.

Agrego granos orgánicos de cacao puro en esta receta porque ahora es universalmente reconocido como uno de los mejores superalimentos alrededor. El cacao puro contiene una cantidad considerablemente más alta de antioxidantes que el cacao calentado. Como sabemos, el chocolate oscuro, en sí mismo, es promocionado como una buena fuente antioxidantes. Sabemos que los antioxidantes están probados para ayudar nuestras funciones cerebrales. El cacao puro es rico en flavonoides, sustancias que tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Los estudios demuestran que estas sustancias ayudan en el flujo sanguíneo del cerebro y en los niveles óptimos de oxígeno, además de estimular la función nerviosa. El cacao puro también contiene feniletilamina, que juega un papel en el aumento de la concentración y el estado de alerta. Esta sustancia también se muestra para mejorar la claridad mental, la resistencia, la energía, la motivación e incluso la alegría. ¡Y por mi parte, me encanta un niño alegre en mi casa!

El aceite de coco también tiene propiedades que estimulan la salud cerebral y del cuerpo entero. Puede disminuir la inflamación y ayudar a destruir las bacterias nocivas que pueden afectar tanto nuestro cerebro como nuestro estado de ánimo.

Estas sabrosas bolitas son libre de gluten, libre de soja y adecuadas tanto para una dieta vegetariana como para una vegana.

Bolitas Enérgicas de Semillas & Frutos Secos para Estimular el Cerebro

Mezcla para hacer 24 bolitas de 4 cm.

1 taza de mantequilla de Frutos secos suave/cremosa (como maní, almendra, anacardo o girasol)

1/2 taza de néctar de maguey, miel o jarabe de arce puro (o una combinación)

1/4 taza de aceite de coco

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

2 tazas de la antigua avena en hojuelas o avena instantánea (la avena instantánea hace que la bolita sea un poco más fácil de formar porque son copos más pequeños, pero también funciona con avena normal)

1/4 taza de semillas de lino molidas

1/4 taza de semillas de cáñamo peladas (puede sustituir por semillas de chía o usar una combinación)

1/2 taza almendras molidas (o harina de almendras)

1/8 -1/4 cucharadita de sal (dependiendo de cuán salada sea la mantequilla de frutos secos)

3/4 taza de frutas secas, picadas gruesas (como pasas, albaricoques, dátiles o arándanos azules)

1/4 taza de coco rallado sin azúcar

¡Coco rallado adicional o cacao en polvo sin azúcar para decorar!

  1. Prepare una bandeja para hornear o charola con papel manteca o papel vegetal y reserve. En un recipiente para mezclar agregue: avena, harina de semillas de lino o semillas de lino molidas, semillas de cáñamo o chía, almendras molidas, pasas u otra fruta seca, y coco rallado. Mezcle para combinar bien los ingredientes.
  2. En una cacerola a fuego lento, funda juntos: la miel o jarabe, la mantequilla de frutos secos y aceite de coco. Con una cuchara, revuelva mientras se calienta, para que se mezclen bien. Luego agregue el extracto de vainilla y la sal. Una vez que la mezcla se funda, retírela del fuego.
  3. Vierta la mezcla líquida en el recipiente con los ingredientes secos y mezcle bien. Es más fácil mezclar todo esto con sus manos. Use guantes de cocina desechables si no quiere que sus manos se ensucien. Luego forme bolitas de 4 cm. Coloque las bolitas en la bandeja para hornear preparada anteriormente.
  4. Finalmente, pase cada bolita por coco rallado o cacao en polvo sin azúcar. Coloque su bandeja para hornear con las bolitas en el refrigerador durante una hora o más. Esto les ayudará a compactarse mejor antes de retirarlas, apilarlas y almacenarlas en un recipiente hermético para mantener la frescura. ¡Disfruta de este refrigerio listo para tomar y llevar toda la semana!

 

¡Mira más publicaciones de Becca en el blog de Artful Palate!

¿Quiere más formas de estimular los cerebros de sus hijos? Descargue la aplicación Q Wunder para ayudarlos a aprender habilidades sociales y emocionales — y divertirse mientras lo hacen.